Quebrada del Condorito CÓRDOBA Parte 1

Quebrada del Condorito CÓRDOBA Parte 1

Comenzamos un nuevo día en la ciudad de Córdoba, ya estábamos un poco aburridos de la ciudad, necesitábamos un poco de naturaleza, entonces habíamos decidido ir hasta la Quebrada del Condorito.

Tomamos el colectivo de las 10:30, el día estaba bastante nublado, pasamos la ciudad de Carlos Paz y ya comenzamos a sorprendernos con las piedras, sierras, nos detuvimos un rato en el parador Terrazas de Copina, el viento y el frío golpeaban nuestra piel, pero aún así no dejábamos de asombrarnos con los bellos paisajes que cautivaban nuestra mirada.

En poco tiempo ya llegaríamos al parque nacional. Al bajar del colectivo se bajaron dos chicos más, una pareja, hasta el momento desconocidos, pero bastó un simple llamado “ey, esperen, vamos juntos” para que comencemos a hablar, a reírnos, a conocernos,

Admirada con el cielo, totalmente despejado, azul por completo, y un sol radiante que calentaba a nuestro andar, llegamos hasta el centro de visitantes y nos encontramos con que no podíamos completar el recorrido, pues era muy tarde y son 5 km hasta la estación número 10. Así que emprendimos nuestro caminar hasta la estación 6, reflexionando, haciéndonos preguntas internas, alimentando nuestra alma, apreciando cada detalle de nuestro alrededor, todo era novedoso y atrapante, una vez más la hora de despedirnos, ésta vez de Diana y Román, debían regresar ya que viajaban a Buenos Aires.

Con Fer volvimos lentamente, contemplando todo lo diferente a lo que estamos acostumbrados a ver.

Cuando llegó la hora de volver, como teníamos colectivo recién a las 18:30 decidimos hacer dedo, ya antes de llegar a la ruta paró una familia que volvía de la Quebrada, sin preguntar nada, subimos, Pablo y su señora hicieron que pasemos un hermoso momento hasta la ruta, pues ellos se iban para Mina Clavero y nosotros debíamos regresar a Córdoba. Nos quedamos con ganas de conocerlos un poco más.

Luego de una afectuosa despedida empezamos a levantar el dedo, cabe mencionar que había mucho viento, al poco tiempo se nos congelaron las manos, luego de un tiempo, pasó Roberto, quien nos llevó hasta un cruce entre Córdoba y Alta Gracia. Con Fer pensamos que lo mejor era volver hasta el parador Terraza de Copina para tomar el colectivo, hacía demasiado frío y estaba por anochecer, así que mientras caminábamos contemplando un bello atardecer hacíamos dedo, al poco tiempo pasó Francisco de Merlo San Luis, al llegar al mirador nos refugiamos adentro, y observábamos unas motos estacionadas, soñando quizás algún día viajar en moto.

Un día más se termina. Despedimos al sol y le damos la bienvenida a la noche, con el alma llena después de disfrutar el día a pleno, nos vamos a descansar agradecidos con la vida por todo lo que nos brinda, un gesto de puro amor regalarnos la oportunidad de estar vivos y de cambiar nuestra mirada hacía el mundo, de poder atrevernos a disfrutar, atrevernos a salir de nuestras cuatro paredes, dejar de caminar por las mismas calles, dejar un tiempo de ver caras conocidas para ver caras nuevas y escuchar pensamientos diferentes.

Quebrada del Condorito – Córdoba

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *